top of page

Cómo abordar los sesgos inconscientes en el trabajo


equipo escribiendo en una libreta con un portátil delante en un almacén



La diversidad en el lugar de trabajo es uno de esos temas que cada vez está más presente en las organizaciones. Conseguir un lugar de trabajo diverso es uno de los objetivos de las empresas, pero una vez se ha conseguido hay que saber gestionarlo correctamente y dar la importancia que requiere. Y es que quizás, sin que te estés dando cuenta, puede haber sesgos inconscientes que están afectando a tus empleados más diversos.


Qué es un sesgo inconsciente y cómo puede afectar al lugar de trabajo.


Antes de entrar de lleno en materia, debemos contextualizar un poco. Para hacerlo, primero hay que tener claro qué es un sesgo inconsciente.


Un sesgo inconsciente es una preferencia, predisposición o actitud que tenemos sin ser conscientes. En otras palabras, son prejuicios que pueden basarse en la raza, género, edad, orientación sexual, religión o cualquier otra característica. Al tratarse de juicios emitidos sin una intencionalidad, es posible que vengan originados por las experiencias o entornos de la persona que los emite.


Si bien es cierto que en la mayoría de las ocasiones estos sesgos no son malintencionados, sí que pueden afectar negativamente al entorno de trabajo. Pero, ¿cómo?


Pues bien, estos sesgos inconscientes pueden remontarse hasta la fase de contratación de personal. También pueden afectar a la hora de evaluar a los empleados, promocionarles o incluso proponer su salida de la compañía. Por otro lado, los compañeros diversos pueden percibir un trato distinto a raíz de estos prejuicios, lo que puede crear un ambiente de trabajo incómodo, hostil y desmotivador.


Si sospechas que este tipo de actitudes pueden estar dándose en tu organización, lo primero que debes hacer es aprender a detectarlas.


Estrategias para identificar los sesgos inconscientes.


Para poder abordar los sesgos inconscientes, primero es importante saber cómo identificarlos. Estas son algunas pautas que pueden ayudarte:


  • Estudia de cerca los datos de tu empresa: analiza los datos de contratación, promoción, evaluación de desempeño, etc. Estos datos te ayudarán a detectar patrones e identificar sesgos.

  • Revisa los procesos y políticas: como en el punto anterior, revisa las políticas de contratación, evaluación para asegurarte de que sean equitativas e inclusivas. Si no es así, habrás detectado ciertos sesgos.

  • Encuestas y feedback: esta es probablemente una de las maneras más efectivas de detectar prejuicios. Escucha lo que los empleados tienen que decir, sus experiencias, dales voz para opinar sobre las políticas y la cultura de la organización. Te dirán exactamente qué les puede estar afectando, cómo se sienten al respecto y qué les gustaría mejorar respecto a este tema.



Hombre con camisa blanca sonriendo con portátil naranja hablando con chica con velo negro y portátil blanco


Cómo abordar los sesgos inconscientes.


Una vez has detectado estos sesgos, seguramente querrás intentar ponerle remedio a la situación. Hay una gran variedad de cosas que puedes hacer para crear un ambiente laboral libre de sesgos:


  • Establece objetivos de diversidad: inculca como meta contratar a gente más diversa, promueve la diversidad en los equipos y cuenta con gente diversa en la toma de decisiones.

  • Capacita en temas de diversidad e inclusión: esto puede ayudar a tus empleados a entender mejor las experiencias de las personas de distintos orígenes, además de poder reconocer más fácilmente los posibles sesgos que puedan tener.

  • Revisa las políticas y los procesos: igual que a la hora de identificar lo has hecho para ver qué patrones pueden contener sesgos, corrige esos patrones. Asegúrate de que los procesos de tu organización sean diversos e inclusivos.

  • Fomenta la colaboración: promueve la comunicación abierta, la colaboración y el respeto mutuo. Al poner todo tipo de empleados a trabajar en equipo, es más fácil que se elimine el sesgo.

  • Celebra la diversidad: promueve un ambiente de trabajo donde tus colaboradores se sientan cómodos compartiendo sus experiencias y siendo auténticos. Todos podréis aprender mucho y los prejuicios pueden desvanecerse.


Estas son algunas de las pautas que podrías seguir para mantener los sesgos inconscientes a raya. Pero siendo realistas, es posible que muchas de las personas que estén leyendo esto todavía no se hayan tenido que enfrentar a este tipo de situaciones.


Y es que la diversidad en el lugar de trabajo aún sigue siendo una asignatura pendiente en muchas organizaciones. Si crees que tu empresa puede mejorar en esta materia, quizás te interesa seguir leyendo.


Cómo el coaching puede ayudar a construir un ambiente laboral más diverso.


El éxito y el funcionamiento de una empresa no sería posible sin un buen líder. Y en las manos de un buen líder está crear una organización realmente diversa. No solo porque los datos aseguran que los equipos diversos obtienen mejores resultados, sino también porque es una deuda que tenemos con la sociedad.


El coaching puede brindar las herramientas necesarias a estos líderes para alcanzar esa diversidad y hacerlo de manera efectiva. Esta disciplina puede ayudarte a detectar los sesgos inconscientes que impiden que la diversidad en tus equipos y organización sea una realidad.


No solo esto, sino que un coach te acompaña a la hora de desarrollar estas habilidades de liderazgo tan necesarias para lograr el objetivo de la diversidad y la inclusión. También puede trabajar de forma individualizada para que identifiques qué creencias, valores, expectativas y formas de ver y entender la realidad de tu organización y equipos, pueden estar limitando en ti esa deseada y necesaria diversidad.


Addtimme puede echarte una mano para alcanzar este y otros muchos objetivos. Nuestro gran equipo de coaches formados en varias especialidades harán un acompañamiento personalizado para acompañarte en el proceso de desarrollo de estos temas de diversidad, o en cualquier otra cosa que necesites.


bottom of page